Masoterapia

La masoterapia es una técnica que emplea el masaje para aumentar la circulación en los músculos y otros tejidos blandos tensos o fatigados. Este tratamiento se basa en la convicción de que el incremento de la circulación y relajación contribuyen a mejorar la salud y el bienestar.

Una masajista le da a una mujer un masaje de cuello y hombros.

Curación mediante el masaje

La masoterapia puede utilizarse para aumentar el flujo sanguíneo, relajar los músculos, aliviar el estrés y revitalizar el cuerpo. El método de masaje que se emplea depende del objetivo. Puede incluir movimientos vigorosos de “amasado” y fricción. O puede ser la aplicación de una presión sutil y suave como golpecitos ligeros.

La masoterapia puede administrarse utilizando una amplia gama de técnicas. El tipo de masajes que le hagan dependerá tanto del masoterapeuta como de las preferencias que usted tenga. Estos son algunos de los tipos de masoterapia más comunes:

  • Masaje sueco: Se usan largos movimientos de deslizamiento y amasamiento para relajar los músculos tensos.

  • Masaje deportivo: Se usan diversas técnicas para mejorar el rendimiento atlético y acelerar la recuperación después del esfuerzo.

  • Masaje oriental: Se aplica presión en puntos específicos que se sabe que mejoran la propia energía interna de recuperación del cuerpo.

¿Qué motiva a buscar este tratamiento?

La masoterapia puede aliviar muchos dolores y malestares que puede tener por las actividades de la vida cotidiana, como trabajar en el jardín, o por actividades más exigentes, como correr una media maratón. El dolor que se trata con masajes puede estar localizado, por ejemplo en la parte baja de la espalda (zona lumbar) o en el cuello. O puede estar asociado a determinadas afecciones médicas, entre ellas algunos tipos de cáncer.

Sin importar la causa, la masoterapia puede mejorar la circulación y aliviar el dolor. Puede ayudar a que se sienta relajado y renovado a la vez. Otros beneficios pueden incluir los siguientes:

  • Mejorar el movimiento de las articulaciones

  • Drenaje linfático

  • Más energía

  • Conservación del buen sueño

  • Menor tasa de depresión

  • Reducir el estrés

Preguntas para el masoterapeuta

Antes de optar por hacerse masoterapia, hable con un masoterapeuta. Hágale algunas de estas preguntas para tomar una decisión informada:

  • ¿Qué tipo de experiencia tiene en su especialidad? ¿Tiene licencia, habilitación, título o certificación? ¿Cuánto tiempo lleva ejerciendo la profesión?

  • ¿Qué técnicas de masaje usa?

  • ¿Usa aceites o lociones para los masajes? Si así es, ¿cuáles usa?

  • ¿Ha tratado usted problemas como el mío?

  • ¿En qué consistirá una consulta típica?

  • ¿Cuánto durará el tratamiento y cuánto costará?

  • ¿Es necesario que yo me prepare de algún modo?

  • ¿Voy a tener que quitarme la ropa?

  • ¿Pagará mi seguro por la terapia?

  • ¿Existe algún efecto secundario o razones para no recibir masoterapia? 

  • ¿Cuántas sesiones considera que necesito?

  • ¿Qué me recomendará si no nota ninguna mejora?

Más información

Investigue sobre la masoterapia en la biblioteca local o en Internet. O póngase en contacto con la Asociación Estadounidense de Masoterapia (American Massage Therapy Association) en www.amtamassage.org.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.